La tecnología Blockchain ha venido para quedarse por mucho que los medios de comunicación nos digan lo contrario.

La Real Academia de la lengua define la especulación como una operación comercial que se practica con mercancías, valores o efectos públicos con ánimo de obtener un lucro y es que sería una hipocresía negar que los que nos metimos en este mundo no lo hicimos para obtener beneficios económicos, pero hoy no reflexionaré de eso sino de como esta nueva tecnología cambiará la vida de la población mundial en general.

Estamos viviendo un momento de la historia en el cuál el dinero físico, palpable, el que podemos tener en nuestro bolsillo o debajo del colchón está desapareciendo y por lo tanto nuestra libertad e independencia económica, si, lo has leído bien, el dinero físico es sinónimo de libertad pues con él podemos hacer lo que queramos sin control de nadie, ni del estado ni de ninguna otra organización.

Si tenemos 10€ en el bolsillo del pantalón podemos hacer con éste lo que queramos y comprar lo que su valor nos permita, el estado no tiene control de ese dinero porque ese dinero es nuestro, literalmente y el estado no sabe que lo tenemos.

La tendencia que se está imponiendo es el uso del dinero digital ya sea mediante tarjetas, móviles e incluso la retina de nuestro ojo. Y es que el dinero digital es taaaaan cómodo de utilizar, disponible sin tener que levantarse para ir a cogerlo, comprar sin necesidad de movernos de la cama, traspasarlo a nuestros hijos con un solo click o movimiento de dedo… además de la seguridad que nos proporciona, ya que un ladrón no podría venir a robárnoslo, puesto que ese dinero no se encuentra físicamente en nuestra casa, bueno en nuestra casa ni en ningún otro sitio porque simplemente no existe. Otro beneficio directo de este tipo de activo es que no contamina de forma directa.

El gran inconveniente del dinero digital que nos están imponiendo es que al utilizarlo renunciamos a la totalidad de nuestra privacidad, independencia económica e incluso nuestra libertad individual. Imagina que dentro de 5 años todas las transferencias que hagas diariamente, desde comprar el pan hasta pagar una botella de agua sean mediante dinero digital, imagina que un día cometes una infracción o simplemente por principios decides no cumplir según qué ley porque la crees injusta y el gobierno de turno decide sancionarte. Actualmente tenemos la posibilidad de que en caso de incumplir una ley injusta y nos multen por ello, no pagarla porque es posible hacer las transacciones básicas mediante el dinero físico, pero ¿qué pasaría si éste no existiese?, ¿qué pasaría si el gobierno de turno decidiese que la forma de sancionarnos fuera bloquear todas nuestras cuentas?, ¿cómo viviríamos si no pudiéramos ni pagar una barra de pan para comer?, ¿se sancionaría a las personas que realizasen la compra por nosotros?. El estado y las empresas lo sabrían todo sobre nosotros, en que trabajamos, cuánto dinero tenemos, que activos financieros, qué compramos, cuándo comemos…

Por suerte para nosotros surgió la blockchain y las criptomonedas que dan una solución a este hipotético futuro, una solución que nos brinda los beneficios del dinero digital y del dinero físico, privacidad, intimidad y libertad. Y es que resulta que nosotros podemos guardar nuestras criptodivisas en un monedero frío y esas monedas son nuestras y de nadie más, nadie tiene porque saber que las tenemos, podemos intercambiarlas cuando queramos, como queramos y con quién queramos, y ningún gobierno tendría nunca la capacidad suficiente de controlar nuestras transferencias.

Realmente la blockchain es sólo una parte de la solución ya que como todo en la vida se le puede dar la vuelta y pasar de ser una herramienta de libertad a un arma de subyugación. La otra parte es la concienciación social, la importancia del individualismo, la importancia de la libertad, de la responsabilidad personal, de no depender de una institución u organismo para que nos solucionen la vida.

Hay monedas que no están bien vistas en la comunidad cripto como pueden ser Monero, Komodo o Dash por su carácter más o menos privado y anónimo. Estas criptos no están bien vistas porque proporcionan una opacidad total a la hora de hacer transferencias con ellas, a consecuencia de esto se utilizan para fines no muy éticos en el mercado negro, pero aunque no nos guste, la realidad es que tenemos que apoyar a estas criptomonedas porque son este tipo de divisas las que van a conservar nuestra libertad. Es el individuo el que tiene que tener los valores morales oportunos y dar un buen uso de estas herramientas, de estas alternativas.

Nada a cambiado en este sentido, el blanqueo de dinero y la criminalidad siempre han estado presentes. Los bancos son los primeros que realizan blanqueos con dinero fiat, y este, mueve el mayor porcentaje de operación dentro del sector de la delincuencia y el crimen.

Que no os engañen diciendo que estas monedas son para la delincuencia porque no lo son, yo diría que son necesarias y ahora quizás más que nunca.

Related posts

Leave a Comment